RESPONSABILIDAD SOCIAL

Las Hermanas Franciscanas llegan a Ariany durante la segunda mitad del siglo XIX, poco después de su fundación en el pequeño pueblo de Pina. Fundan el convento para llevar a cabo servicios de educación y salud. Llevan a cabo esta tarea hasta dejar el convento, cuando estos servicios pasaron a estar cubiertos por el Estado.

PUESTOS DE TRABAJO

Desde este momento, las hermanas buscan un destino social para el convento. En 2010 deciden destinarlo a generar puestos de trabajo para personas con discapacidad, iniciando el proyecto del hotel, que está gestionado por Mater Misericordiae, de la misma congregación.

CALIDAD DEL SERVICIO

La excelcente valoración de nuestros clientes confirma la gran calidad del servicio que presta Mater Treball i Natura con el trabajo de personas con discapacidad intelectual.

OBRA SOCIAL

Así hemos conseguido un espacio de descanso y ocio de gran belleza, donde se puede disfrutar de tranquilidad y de magnificos paisajes, colaborando al mismo tiempo con una gran obra social.